ARTÍCULOS

Miembro de:
top ten spain

Pues eso, ya que lo otro no se puede, por lo menos riamos, por lo menos pasémoslo bien, por lo menos hagamos la risa, lo del amor lo dejamos para otras circunstancias.

¿Qué de qué va esto? Esto va de la importancia de partirte el culo, partirte el culo como filosofía de vida. Esto va de establecer la risa, el buen humor, la felicidad como valor estratégico de la empresa para ganar más pasta, y como objetivo final del humano trabajador como tú y yo en el encuentro de una felicidad global.

Atención, que quede clarito: NO SE PUEDE SER FELIZ EN LA VIDA SI NO ERES FELIZ EN TU TRABAJO. Porque pasas más horas currando que en tu “otra” vida, porque tu “otra” vida N-O E-X-I-S-T-E. La vida es una, única y es indivisible, y currar forma parte de ella, parte en un 80% del total, así que si no eres feliz en el curro, lo siento, no serás feliz nunca.

Para darle una base pseudo-científica a mis razonamientos, dos estadísticas contundentes:

ESTADÍSTICA A:

Publicada por la revista MUY INTERESANTE.  Resume en qué ha gastado el tiempo de una vida un ciudadano europeo (como tú y yo) de 70 años (yo no, a lo mejor tú). Pues fijaros, 30 años de su vida estando de pie, 23 años durmiendo, 17 años estando sentado,  16 años caminando, 9 años trabajando … etc, etc.  (http://www.microsiervos.com/archivo/mundoreal/cuanto-tiempo-de-nuestra-vida-pasamos-muy-interesante.html)

Luego, hay otros datos más irrelevantes como: 500 días guardando colas, 180 días hablando por teléfono, 177 días vestirse un hombre,  531 días vestirse una mujer, 117 días lavarse un hombre,  2 años lavarse una mujer, 110 días haciendo el amor (creo que me quedan muy buenos años por delante según esta estadística, me van a salir días de dos,…).

Pero lo más importante de esta estadística es que en lo primero que gasta su tiempo un ser humano de forma no BIOLÓGICA, de forma antinatural, de forma artificial, es TRABAJAR.  Trabajar es lo primero que hace un humano que no es intrínseco a su naturaleza. Quedémonos con ese dato.

ESTADÍSTICA B:

Publicada por el periódico digital 20 Minutos. Hacen una macro encuesta con la pregunta ¿qué te da más placer? Pero placer, placer, ya sabes, ese  de “ohhhh! Que gustito!!!”.

Bueno pues las más votadas son:  1º) practicar sexo, 2º) dormir, 3º) comer, 4º) reír. En el puesto 7 recibir sexo oral,  otros son divorciarse, mirar el Facebook, encontrarse dinero en el suelo, esquivar un control policial,… bueno, hay de todo. (http://listas.20minutos.es/lista/cuales-son-los-mejores-placeres-de-la-vida-335710/)

Atención, la cuarta cosa que más placer le da a un ser humano es reír.

Bueno, pues ahora juntemos las dos estadísticas a ver qué pasa:

Resulta que lo primero que más hacemos en nuestra vida de forma NO natural es trabajar (Estadística A).  Resulta que las 4 cosas que más placer nos dan son: sexo, dormir, comer y reír. (Estadística B)

Pues analicemos:

PRIMERA INTERACCIÓN: sería genial poder trabajar y practicar sexo todo a la vez. Eso solo está al alcance de Nacho Vidal y pocos más… bueno si no contamos las cenas de Navidad de las empresas.  Así que esta primera interacción no la podemos tener, al menos yo.

SEGUNDA INTERACCIÓN: dormir y trabajar. Joder. Bueno, esto tampoco es sencillo. Para esto hay que crear un partido político, presentarte a unas primarias, que te voten los militantes, que te presentes a unas elecciones generales, que te voten los ciudadanos, que salgas diputado, que te metan en una comisión de investigación del PP, y ahí sí, a dormir. Por tanto, solución poco viable a corto plazo. Dormir y trabajar tampoco me lo puedo permitir.

TERCERA INTERACCIÓN. Comer y trabajar. Ostras, esto molaría mucho, pero tampoco es compatible con mi trabajo. Eso hay que dejarlo a Arguiñano , a Chicote, …  también a Nacho Vidal, claro.

CUARTA INTERACCIÓN. Trabajar y reír. Ostras sí. Esta sí. Esta solo depende de mí, no interfiere en mi trabajo, y es más, me ayuda a ser más productivo y afianzar mis relaciones y mis canales de comunicación. Pues resulta que sí puedo hacer que mi vida sea mucho más placentera si soy capaz de ser feliz, de reírme, de pasarlo bien en el trabajo.

CONCLUSIÓN:

 De todo lo que puedes hacer en tu vida laboral, lo primero que depende de ti, es el buen humor, es la risa y de eso va a depender tu felicidad, no lo dudes.  La psicóloga Maria Jesús Alava Reyes, una de las psicólogas más influyentes de España, nos dice claramente que “la productividad de una empresa con personas felices aumenta hasta un 31 %”, y se hace la gran regunta…”¿por qué en las entrevistas de trabajo se habla de competencias y de capacidades y no se pregunta si eres feliz?”

¿tú contratarías en tu empresa a un triste?, “si,  es muy bueno, pero es un triste”. Yo no lo contrato ni de coña.

Tristes de España. Vamos a acabar con vosotros. Comencemos a Bienhumorarnos, a tomarnos el buen humor como un comportamiento obligado y entrenable para empoderarnos de nuestra felicidad. Y esto vale para todos, bueno, menos para Nacho Vidal, el con lo suyo ya lo tiene arreglado.

Nosotros, a reír, por no follar.

Cada hostia que me he dado me ha dolido, cada tortazo recibido me ha jodido, con cada tropezón me ha entrado vértigo y nunca, nada de eso, me ha gustado.

Porque a nadie le gusta equivocarse, porque yo no creo que nos ayude tanto el fracaso, porque prefiero mil veces el éxito, porque ese fracaso está sobrevalorado, porque yo, como humano, lloro en cada una de mis caídas.

Pero estoy aquí, aquí y ahora, y todo lo que soy, fui y seré, es consecuencia de mis reacciones ante las hostias que me he dado, de esas veces que, magullado,  me he levantado. Pero ojo, no por superhombre con súper poderes. Por eso, por humano.

Estamos preparados para levantarnos, genéticamente, en nuestro ADN.

Un ejemplo.

El otro día en respuestas de Yahoo leo una conversación que me deja todo loco:

-          Hola buenos días. Mi hijo es muy torpe. No hace más que caerse cuando intenta ponerse de pie. Tiene 15 meses y no hay manera de que camine. ¿alguien me puede decir cuántas veces es lo normal que un crío se caiga al día? … porque igual el mío es anormal…

-          Hola buenos días. Un poco torpe igual sí que es tu hijo. Te digo. Un niño suele caminar entre los 12 y 15 meses. Mi hijo, lo he contado, se suele caer unas 5 veces a la hora.

Bueno, ante esa conversación yo saco mis cálculos. Un crio entre 12 y 15 meses está activo unas 10 horas al día. El resto del día lo pasa, durmiendo, llorando, comiendo y destrozándome el comedor de casa. Total, que si se cae 5 veces cada hora activa, durante 3 meses, 90 días,… eso hace un total de 4.500 veces. Un niño se cae 4.500 veces antes de comenzar a caminar, antes de conseguir su objetivo. 4.500 hostias no son pocas.

Pues la clave de que lo consiga es simple. Es siempre un  x+1. Da igual las veces que tropiece (x), siempre  se va a  levantar una vez más. Siempre tiene que haber un +1.  Cuando me hablan de éxito, solo pienso en ese +1. Todos los que han tenido éxito en la vida han tenido claro ese +1. Yo ahora soy lo que soy, que no es ni mucho ni poco, por mi propio (+1)

No mola darse hostias en la vida, pero si te las das aprende y suma el (+1). Esa, precisamente esa es la clave. Y eso va, sobre todo, para gente como yo, para pringaos, para esa clase de gente que nos suelen salir mal las cosas. Pero también va para los emprendedores, que no mola fracasar, pero que deben tener claro que se trata de sumar. Va también para los desempleados que no encuentran trabajo, y va también para ti, porque nada en la vida da más satisfacción que el objetivo conseguido, precisamente por eso, porque te das cuenta de que el +1 es la esencia del ser humano que está  genéticamente preparado para sumar.

Tatúate un +1 en tu culo, que no se te olvide, que luego las hostias te sabrán de otra manera.

Me encantaría poder haber escrito un artículo sobre mi gran ídolo Bruce Springsteen, pero seguramente no es ni el momento ni el sitio, así que, para mi consuelo, lo que voy a hacer es poner banda sonora del Boss para explicaros cuál es mi relación con mis trabajadores. Para ello, y para empezar fuerte, voy a poner el…
…Glory Days!!!

Esta semana, y prometo que no me servirá de precedente, quisiera reeditar un artículo que escribí hace aproximadamente un año pero que nunca fue publicado en LNRE.

Quizás fue la casualidad, quizás por eso que muchos llaman la Ley de la Atracción, pero el caso es que llevaba mucho tiempo pensando en una absurda teoría que se estaba forjando en mi cabeza. Era una de esas teorías que te llegan a la cabeza en momentos en los que no te las puedes apuntar y que luego se te olvidan (mientras estás corriendo, mientras estás viendo a Rosa Benito en el Salvame de Lux, mientras estas en el servicio o pagando en el Mercadona ...).

Página 1 de 10
Está aquí: Home ARTÍCULOS